Cirugía Pélvica Reconstructiva

Algunas enfermedades, cirugías previas o incluso nuestros partos pueden provocar daños en nuestro cuerpo que, gracias a la cirugía pélvica reconstructiva, podemos corregir funcional y estéticamente.

Esta cirugía comprende todos los procedimientos quirúrgicos utilizados para reconstruir y situar los órganos y las estructuras pélvicas

Laparoscopia

Permite la cirugía en órganos genitales internos: útero, ovarios, trompas, con incisiones mínimas, cicatrices muy pequeñas, menor sangrado.

Por otro lado, la recuperación es más rápida y menos dolorosa que la cirugía convencional. Es el procedimiento quirúrgico por excelencia en ginecología y el que realizamos con más frecuencia.

.

Técnica utilizada en histerectomías para intervenir multiples patologías. Tambien es adecuada para realizar ligadura de trompas, que además tiene la ventaja, según recientes estudios, de prevenir el cáncer de ovario.

Información adicional: para mayor información os derivo a las siguientes páginas : www.Websurg.Com , www.Hysisters.Com, medlineplus hysterectomy page, oncoguía SEGO.

Histeroscopia

Es el procedimiento quirurgico menor más común que se realiza en ginecología.

Indicado para tratar problemas como: parejas con esterilidad- infertilidad, miomas submucosos, sangrados uterinos anormales, pólipos , hiperplasias endometriales, biopsias uterinas dirigidas, anomalías uterinas congénitas: utero bicorne, arcuato  o tabicado.

Método de referencia para visualizar la cavidad uterina y tratar numerosos transtornos que afectan al útero sin necesidad de efectuar una histerectomía. Además no deja cicatrices.

Procedimiento sencillo, ambulatorio y que se realiza en pocos minutos, sin anestesia o con anestesia raquídea.

Plastia anterior o corrección cistocele

El Cistocele se produce cuando la vejiga desciende a través del orificio vaginal. Puede estar acompañado o no de incontinencia urinaria y también puede ocasionar presión, molestia y sensación de peso vaginal. 

Nuestro objetivo es recuperar la anatomía de la pared anterior vaginal resituando la vejiga en su posición original. Con ello corregir la incontinencia urinaria y mejorar las relaciones sexuales.

Es una técnica quirúrgica especialmente diseñada para disecar todo el espacio vésico-vaginal y elevar la vejiga con una protección adicional de todas las capas.

El preoperatorio consta de estudio analítico y fotográfico para valorar y diseñar la cirugía.

Se realiza en quirófano bajo anestesia regional y el procedimiento suele durar aproximadamente 60 minutos

Durante el postoperatior se necesitan cuidados especiales muy minuciosos por la sensibilidad de la zona. Se recomienda que la paciente utilice ropa interior de algodón, y que no produzca presión o roce sobre la zona. La paciente debe guardar reposo domiciliario, se puede duchar al día siguiente. Normalmente iniciará su vida cotidiana a los 4 días pero con limitaciones de la actividad física o deporte. Se recomienda que durante un mes no se tenga relaciones sexuales con coito.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se diferencia si tengo un “bulto genital” si es debido a la vejiga o al recto?
En muchas ocasiones la sensación de peso vaginal dificulta discernir si es por la vejiga, útero o recto. En la revisión ginecológica te indicarán cual es tu problema y la mejor forma de solucionarlo.

Puedes ampliar información en urogyn.org //Instituto médico láser.

Plastia posterior o corrección rectoenterocele

Sucede cuando parte del recto del intestino ocupa parte del oficio vagina, algo que ocasiona sensación de peso, estreñimiento o presión pélvica. En estos casos  se debe de realizar una corrección anatómica utilizando suturas que permitan unir por planos y recolocar todas las estructuras en su lugar de origen. 

Mejora y soluciona problemas de estreñimiento, diarreas o incontinencia fecal, además de mejorar el funcionamiento sexual.

¿Como se hace?

El preoperatorio consta de estudio analítico y fotográfico para valorar y diseñar la cirugía.

El procedimiento dura 60 minutos y se suele realizar en quirófano bajo anestesia regional o local.

Posteriormente se necesitan cuidados especiales muy minuciosos por la sensibilidad de la zona. Se recomienda que la paciente utilice ropa interior de algodón, y que no produzca presión o roce sobre la zona. La paciente debe guardar reposo domiciliario, se puede duchar al día siguiente. Normalmente iniciará su vida cotidiana a los 4 días pero con limitaciones de la actividad física o deporte. Se recomienda que durante un mes no se tenga relaciones sexuales con coito.

Esta técnica se suele asociar a la Perineoplastia

Preguntas frecuentes

Tengo estreñimiento desde que tuve mis partos, ¿puede estar relacionado con el descenso del útero?
Indudablemente sí, pues al estar el recto en una posición anómala provoca retención de las heces y estreñimiento en consecuencia.

Tratamiento de la episiotomía

La episiotomía es un corte quirúrgico en el introito vaginal que cada vez se realiza en menor frecuencia durante el parto. Puede ser central o medio lateral. Puede dejar una molestia residual que se agrava durante las relaciones

Tratamiento mediante láser o cirugía radiofrecuencia se pueden eliminar las cicatrices tras un parto en el que se ha producido un desgarro de grado moderado severo que puede haber afectado al recto, y que incluso pueda producir incontinencia anal.

Se realiza en una sola sesión, con anestesia local y con rápido periodo de recuperación.

Prolapso uterino: histerectomía vaginal sin cicatrices

Cuando el útero o la matriz hayan descendido por vía vagina o por causas como sangrados, miomas o pólipos, puede ser necesario proceder a su extracción.

La histerectomía vaginal puede ser adecuada si el útero no es grande, esta vía es más compleja por el limitado espacio quirúrgico del que dispone el cirujano.

Es un método que no deja cicatrices y aunque la paciente seguirá teniendo funcionamiento ovárico y hormonal, tendrá la ventaja de no tener la regla.

Tanto la laparoscopia mínimamente invasiva como por vía vaginal son las dos técnicas más novedosas actualmente. Normalmente si es por vía laparoscópica se realiza con anestesia general y si es por vía vaginal con anestesia raquídea.

La elección de la técnica más adecuada, o la combinación de ambas ( lavh : histerectomía vaginal laparoasistida ), dependerá de las características de la paciente.

El preoperatorio consta de estudio analítico y fotográfico para valorar y diseñar la cirugía.

Posteriormente, durante el post-operatorio es importante que la paciente no lleve peso durante 6 semanas. Se necesitan cuidados especiales muy minuciosos por la sensibilidad de la zona. Se recomienda que la paciente utilice ropa interior de algodón, y que no produzca presión o roce sobre la zona. La paciente debe guardar reposo domiciliario, se puede duchar al día siguiente. Normalmente iniciará su vida cotidiana a los 4 días pero con limitaciones de la actividad física o deporte. Se recomienda que durante un mes no se tenga relaciones sexuales con coito.

Suspensión de cúpula vaginal

Cuando una paciente ha sido intervenida de una histerectomía o extirpación del útero puede darse el caso de que el fondo vaginal se prolapse y descienda, pudiendo sobresalir a través del orificio vaginal.

La cirugía se puede realizar mediante dos técncias, por vía vaginal o mediante laparoscopia.

Por vía vaginal es un procedimiento menos invasivo, no deja cicatrices y la recuperación es más rápida que si se realiza por medio de laparoscopia.

El preoperatorio consta de estudio analítico y fotográfico para valorar y diseñar la cirugía.

Se aproxima mediante suturas específicas la cúpula de la vagina a los ligamentos para uterinos, sin tensión y con unos dispositivos especiales para acceder a una zona tan profunda.

Durante el postoperatorio se necesitan cuidados especiales muy minuciosos por la sensibilidad de la zona. Se recomienda que la paciente utilice ropa interior de algodón y que no produzca presión o roce sobre la zona. La paciente debe guardar reposo domiciliario, se puede duchar al día siguiente. Normalmente iniciará su vida cotidiana a los 4 días pero con limitaciones de la actividad física o deporte. Se recomienda que durante un mes no se tenga relaciones sexuales con coito.

Uroginecología: tratamiento de la incontinencia urinaria

La técnica “más avanzada” en el tratamiento de la incontinencia urinaria actualmente es la cirugía mediante mallas o mini-slings que permiten solucionar de una manera permanente la incontinencia urinaria de esfuerzo.

Se trata de una solución definitiva.

La cirugía se realiza mediante anestesia raquídea en quirófano y el procedimiento suele durar 30 minutos y se realiza mediante dispositivos de TOT o TVT que permiten colocar la mini malla debajo de la uretra para devolverla a su posición inicial.

TOT o TVT: Cinta vaginal libre de tensión que se coloca por debajo de la uretra y da soporte a la uretra y a la vejiga como una hamaca.

La paciente se incorpora a su actividad cotidiana en 48 horas y reinicia sus relaciones sexuales en 20 días.